¿Qué es una carrera profesional?

¿Ganar más dinero?, ¿más reputación?, ¿más prestigio?, ¿un cargo superior?, ¿mayor autoestima?

Normalmente, comenzamos por trabajos de poca responsabilidad. Poco a poco, según vamos adquiriendo más experiencia, logramos “crecer” profesionalmente, ocupando puestos de mayor envergadura.

Digamos que estamos en el buen camino: este es el reconocimiento por parte de la empresa al trabajo bien hecho; el por qué y para qué hemos estudiado una carrera, hemos aprobado una oposición o nos hemos dado en cuerpo y alma a una labor determinada.

Cada día y más con los tiempos que corren, la exigencia es superior: se necesita mayor y mejor preparación y el nivel de desempeño es de máxima exigencia. Somos muchas las personas que nos mantenemos en el trabajo hasta altas horas o nos llevamos “deberes” a casa. Somos muchas las personas que estamos conectados permanentemente (móviles, portátiles, conexión permanente al correo electrónico, a las redes sociales…).

Digamos que la revolución del 2.0 nos ha servido para trasladar la oficina a cualquier espacio de nuestras vidas.

Pensamos que “es una maravilla desde nuestro flamante Smart Phone poder contestar a cualquiera de nuestros clientes, disfrutando de una puesta de sol en ese lugar tan idílico para nosotros mismos”.

¿Estaremos sabiendo utilizar correctamente esta revolución 2.0?

Parece que en esta sociedad tan competitiva, el empleado que más horas dedica a su trabajo, será el más valorado y el que tendrá más posibilidades de ascenso… aunque por lo que me dicen, en algunas partes del mundo se está dando un giro de 360º en este sentido y es este empleado, al que precisamente consideran todo lo contrario, por no saber gestionar bien su tiempo en las horas de trabajo.

Parece ser que se han dado cuenta, al cabo de los años, que el tener tiempo para realizar la otra carrera, la “carrera personal” enriquece notablemente a la carrera profesional, que ambas deben ir de la mano.

Parece ser que una persona rica en amistades, feliz en su familia, su rendimiento será infinitamente más creativo, de mucha mayor calidad, que una persona dedicada 100% a la actividad laboral.

Una persona deportista, que pertenezca a algún equipo de fútbol, baloncesto voleibol, gimnasia… una persona que tenga tiempo para realizar actividades sociales, que sea parte activa de asociaciones, comunidades… que tenga tiempo para sí mismo, para leer un buen libro, ir al cine… Este tipo de personas, desarrollarán mucho mejor sus capacidades, serán personas más sanas y esto repercutirá favorablemente en un desarrollo sano de su carrera profesional.

Y ¿qué es un desarrollo sano profesional?

Siempre es un buen momento, para hacerte esta o las siguientes preguntas,  que te ayuden a reflexionar y descubrir qué es verdaderamente para cada uno de nosotros una carrera profesional.

¿Qué me gustaría tener dentro de 20 años: una vida personal-familiar plena, o un puesto directivo? Tal vez ambas puedan ser compatibles, ¿pero si no lo son?

¿Verdaderamente necesito mayor retribución económica para disfrutar de lo que quiero en esta vida?

¿Para qué me esta sirviendo la revolución 2.0? ¿Para pasar más tiempo en casa o para trabajar, además de las horas estipuladas, más tiempo fuera de las mismas?

¿Mi autoestima seguirá igual de alta si habitualmente “sólo” trabajo las horas estipuladas? ¿Intento normalmente salir a la hora estipulada de mi puesto de trabajo?

¿Puedo hablar con los responsables de mi empresa y reorganizar mi vida laboral?

¿Si tengo familia, llego tan tarde a casa que mis hijos están durmiendo y mi pareja esta incómoda porque cree que mi implicación en la carrera familiar es mínima? Si tengo generalmente discusiones sobre este tema, éste es un buen indicativo de que algo estamos haciendo mal.

¿Comparto con mi pareja las decisiones de nuevas “oportunidades” laborales?

¿Sería capaz de renunciar a un puesto de mayor responsabilidad, si creo que éste no está alineado con mi vida personal?

¿Tengo tiempo para viajar, leer un buen libro, ir al cine, al teatro…?

¿Hace cuánto tiempo que no le dedico tiempo de calidad a mi familia, a mis amigos, a mí mismo?

¿Vivo holgadamente o podría vivir con menos?

¿Realizo actividades extra-laborales de ocio con mi familia o amigos entre semana?

¿Hablamos del día a día y solucionamos los problemas en pareja?

¿Pertenezco a alguna asociación, grupo, comunidad…? ¿Soy parte activa de la misma?

De la respuesta a estas y otras preguntas sabremos qué tipo de “carrera profesional” estamos desarrollando y sobre todo, sabremos cuál va a ser el final de nuestro camino.

Se dice que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Diría que además, este trabajo me debe de servir para dar lo mejor de mí en todos los ámbitos de mi vida. La carrera profesional será sana si paralelamente potencia y dinamiza mi carrera personal y viceversa; ambas forman la verdadera carrera de cada una de nuestras vidas.

Conozco a una gran persona (que además es el tío de mis hijas) que fue el primer hombre que solicitó una jornada reducida en una importante entidad financiera española, siendo muy consciente de lo que eso supondría para su crecimiento profesional. Es una persona con unas cualidades increíbles, que ahora, sobre todo, las están disfrutando su mujer e hijos.

¿Cuáles son las prioridades de nuestra vida?

No se pude ser un gran profesional sin una vida personal plena. Es una responsabilidad de los empleados empujar a sus empresas a realizar este cambio y también dar ejemplo a las nuevas generaciones.
La verdadera lacra de una carrera profesional es aquella que no va unida al desarrollo de la vida personal.
Previous Post Next Post

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply fernando Lopez 13 marzo, 2012 at 21:36

    Excelente post Antonio.

    Para mi la vida es una, no vida profesional y vida personal y por eso se hace necesario conciliar, pero para ello uno debe estar “conciliado” previamente consigo mismo.
    Un abrazo

  • Reply Antonio Mateo Santana 14 marzo, 2012 at 10:25

    El estar conciliado con uno mismo, hace que estés conciliado con todo lo demás. Gracias Fernando por tu comentario.

  • Reply Seyla 17 septiembre, 2013 at 16:32

    excelente post Antonio!!, que gusto conocer a alguien como tú en RIO!. totalmente cierto, mejores personas, mejores profesionales, personas felices hacen mejor su trabajo! :). bendiciones

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: