LAS IDEAS ABSURDAS

Comienzo con la premisa de que las ideas absurdas, son las mejores. Quizás el término “absurdo” viene del no querer hacer el esfuerzo por hacer realidad una idea, o quizás porque nuestra lógica nos impide ver los arboles más allá del bosque.

Como el otro día, el director de cine Juan Manuel Cotelo nos recordaba, “de lo absurdo que debieron sentirse los sirvientes en las bodas de Caná, cuando Jesús les pidió que llenaran las tinajas de agua para transformarlas en vino”, ¿te imaginas que pensarían aquellos meseros cuando estaban llenando dichas tinajas de agua?

BODAS-DE-CANÁ.

Dicen que el optimismo es la fe que conduce al logro, quizás el optimismo y el absurdo estén unidos por un mismo patrón, el de la fe.

Volvamos al termino absurdo, según la real academia española de la lengua, lo absurdo es: contrario y opuesto a la razón; que no tiene sentido. Extravagante, irregular. Chocante, contradictorio. Dicho o hecho irracional, arbitrario o disparatado.

Atendiendo a esta definición insisto: ¿las ideas absurdas son las mejores?

Nuestra razón es tremendamente limitada. Vivir atendiendo exclusivamente a la misma es vivir sin experimentar las inmensas posibilidades que existen por encima de ella.

Cuentan que construyeron la vía férrea sobre los Alpes, entre Viena y Venecia antes de que existiera un tren que pudiera realizar el trayecto… sabían que algún día llegaría el tren (de la película: Bajo el Sol de la Toscana).

A lo mejor, absurdo resulta sencillamente casarse en estos tiempos, o emprender una aventura o…

Desde mi propia experiencia, hace quince años viajé a Kenia, y durante ese viaje por Masai Mara, unos agentes de seguros dedicaron una mañana de su Viaje de Incentivos a comenzar a levantar una escuela. Aquel día, al ver lo extraordinario de aquella acción, pensé que algún día me dedicaría exclusivamente a ello; a hacer que las empresas apoyaran a través de su equipo humano, las necesidades en cualquier lugar del mundo, mediante proyectos responsables.

Tras aquella experiencia intente que mis clientes me compraran la idea, me miraban como un loco o iluminado, ¿como voy a poner a mis mejores vendedores, a mis clientes a hacer actividades sociales o solidarias?, ello me llevo a crear el Día Solidario de las Empresas, para que los incrédulos empresarios probaran de primera mano el valor de hacer dichas actividades.

Hoy tras más de quince años luchando por ello, decidí apostar mi vida junto a unos locos voluntarios, en la creación The Helping by Doing Foundation, una idea absurda, ya que pretende que las empresas den tiempo de su trabajadores para realizar actividades sociales o solidarias, ya que pretenden que la enorme inversión que hacen en eventos y otro tipo de herramientas de comunicación, la hagan en eventos responsables o solidarios, ya que intenta convencer a las entidades beneficiarias (entidades sin ánimo de lucro) que abran sus puertas a un intermediario que genere proyectos capaces de unir ambos mundos, el de los objetivos empresariales y el de los objetivos de las entidades sin ánimo de lucro.

¿Cuantas veces en nuestras vidas hemos llenado las tinajas de agua, y han resultando el mejor de los vinos?

Dicho todo esto, termino con la certeza de que las ideas absurdas, son las mejores.

Video: El Comité directivo de Ferrovial Servicios España, dedica una jornada de apoyo a cuatro proyectos de emprendedores de jóvenes más desfavorecidos, (dos de Fundación Tomillo y dos de La Asociación la Rueca) como mentores de sus proyectos.  Proyecto Sumando Talentos, creado y organizado por The Helping by Doing Foundation.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Jenny Gavancho 15 marzo, 2015 at 15:59

    Dios bendiga su labor y sea inicio de mas “absurdos” en cada parte del mundo…. los acompaño con mi oración desde Lima-Perú 🙂

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: