Instantes: el otoño

El otoño es una estación donde decidimos arreglar muchas cosas, en el otoño aparece la melancolía…

El otoño es un tiempo de intimidad, de buscar la independencia, quizás no lograda durante el año, el otoño necesita consolidar las relaciones, las amistades, la pareja… lo necesita para ser feliz.

En el otoño reflexionamos haciendo un análisis de todo el año, nos damos cuenta de todo aquello que no hemos cumplido, de todo aquello que nos hubiera gustado hacer, incluso puede que nos guardemos algo de rencor por no haber entregado todo lo que somos.

El otoño es también una época para ver todo lo que podemos llegar a hacer, para no volver a mirar al pasado, en el otoño no deberíamos permitirnos la indecisión, el otoño necesita de pocas cosas, el otoño necesita integridad, lógica y discernimiento.

El otoño es un momento para la escucha, es un momento para la entrega a tu proyecto, ese por el que merece la pena luchar, para buscar la plenitud por encima de todo, para superarse…

Pero el otoño es también época para perdonar y para perdonarse, es época de cuidarse a uno mismo, de regalarse algo…

El otoño necesita curarse de todo lo pasado, sólo entonces es cuando más se disfruta de ilusionarnos por nuevos proyectos, para comenzar con enorme ilusión el invierno…

En el otoño de su vida Borges nos escribió este poema, “Instantes”, el cual os regalo, he pasado un otoño tan intenso, que olvidé casi escribiros y os hablo del otoño… cuando ya ha comenzado el invierno.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida. En la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más…

Si pudiera volver a vivir, sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad…

Si pudiera volver a vivir, correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos…

Si pudiera volver a vivir, iría a más lugares adonde nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios…

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría de tener solamente buenos momentos…

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas; si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano…

Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante…

¿Y si tú pudieras volver a vivir?

(Publicado en Eventoplus el 23 de noviembre de 2009)

* * * * ½ 10 votos
Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: