Desde Moscú, a Rio de Janeiro ¡ponerles alma!

Mi primer evento fue como acompañante de grupos (algo así como un guía, sin llegar a serlo), en un viaje para jóvenes,  a Moscú y Leningrado, recuerdo la sensación de pasar toda la noche en el tren, la incertidumbre de lo desconocido, el ambiente del grupo, las ganas de disfrutar de cada momento, los días sin noches… no tendría más de 20 años.

moscu

Luego vinieron aquellos Italia express, también como acompañante, donde en nueve días, visitábamos Pisa, Roma, Siena, Florencia, Padua, Venecia y Milan, era como comerse corriendo una rica pizza en muy pequeñas porciones, ¡podría atragantarme cada verano, con más de cinco!, recuerdo, llegar al mes de septiembre y terminar agotado.

Tras los “Italias”, vinieron los Centro Europa, Marruecos, Turquía, Países Bajos…

Mi primer gran grupo como organizador, fue a Paris, con mas de 1.200 estudiantes, organizado para la facultad de arquitectura. Recuerdo llegar al hotel y encontrarme con cientos de notas, ¿que hubiera pasado, si hubiera tenido un móvil?

Tras unos años formándome en la organización de grupos, tuve mi primera experiencia con empresas, fue durante un viaje a Estambul, aquello, era totalmente diferente, sobre todo en lo referente a la calidad de los servicios, ¡ahora íbamos a hoteles y restaurantes de lujo!.

Fueron más de 15 años viajando por todo el mundo, diseñando y organizando viajes de incentivo.

Creé mi propia compañía, TERRA CONSULTORIA DE INCENTIVOS, junto a grandes profesionales y mejores personas (ambas cosas son vitales a la hora de elegir a tus socios compañeros de viaje).

4882_46173669970_1240303_nDisfrutamos muchísimo, ganamos varios premios, comenzamos a ser reconocidos por importantes medios de comunicación, fuimos promotores de un libro sobre eventos “Retos, Tendencias y Oportunidades en el Sector de Eventos”… dimos rienda suelta a la creatividad.

A raíz de todo esto, recuerdo aquel post de un 14 de febrero de 2009, “y conseguiste enamorarme cuando…”, ¡que bien resumía todas las sensaciones vividas!.

Para entonces creía que mi carrera había tocado techo, que ya poco o nada, me quedaba por descubrir.

Pero fue en 1999, cuando visitando una escuela, durante un viaje de prospección en Masai Mara Kenya, descubrí, que se podía unir la solidaridad, con el mundo de los eventos corporativos, de esta manera, lográbamos aquello que tanto anhelaba, ¡ponerles alma!.

dsc-0569

Desde entonces, resulto, que siempre que hacíamos una acción solidaria, con diferencia, era lo más valorado por los participantes, como si todo lo demás, por muy sofisticado, lujoso,  llamativo, e incluso creativo que fuera, pasara a un segundo plano.

Tras aquella escuela de Kenya, vinieron varias acciones solidarias, como la biblioteca de Ushuaia en Argentina, la escuela de la favela de la Rocinha en Rio de Janeiro, la ayuda a los niños de la escuela de danza del Bolsoi Soviético en Moscú, o para el colegio del pueblo Nubio de Egipto.

Han pasado más de 30 años, desde aquel primer viaje profesional a Moscú-Leningrado, donde prácticamente los últimos tres, los he dedicado a las Jornadas Mundiales de la Juventud de Madrid y Rio de Janeiro, gestionando una parte de su voluntariado.

Por fin consigo terminar aquel post del cual os hablaba, “y conseguiste enamorarme cuando…”, descubrí, que la gran diferencia, estaba en ponerle alma (caridad, solidaridad, amor…), a cada uno de nuestros eventos, eso no solamente motiva, ilusiona, sorprende, hace equipo, fideliza, crea imagen de marca…sino también, ensancha el corazón de cada uno de los participantes.

Tras once meses como voluntario en Rio, he regresado a casa (Madrid), con una sola idea, dedicar mi vida profesional, solo a aquellos eventos que tengan alma, que ayuden a nuestra sociedad a mejorar a las personas y el medioambiente.

Fruto de este largo trayecto, nació The Helping by Doing Foundation  “Se necesita que el tiempo y talento  de las empresas se derrame en las entidades sin ánimo de lucro, se necesita que The Helping by Doing Foundation diseñe Proyectos/Eventos Responsables capaces de conectar ambos mundos”

Posiblemente, no serán eventos muy rentables en lo económico, pero quisiera de esta manera, comenzar a agradecer, una vida llena de momentos inigualables, llena de vida, donde no he tenido más mérito, que la valentía, de cada mañana, querer vivirla.

Rio-de-Janeiro-3

Previous Post Next Post

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Seyla 11 noviembre, 2013 at 21:27

    HERMOSO ANTONIO!! :), por eso eres feliz!! 🙂 porque haces lo que amas y lo que tiene tu alma 🙂 . BENDICIONES 🙂

  • Reply luis sett 13 noviembre, 2013 at 01:34

    que interesante ver y leer tus comentarios y vivencias ayuda a autoformarse mas uno y tener un mejor conocimiento de solidaridad…….felicidades

  • Reply Cristina Gutiérrez 31 enero, 2014 at 14:01

    Eso hace la diferencia, ponerle el alma a la vida y santificar tu trabajo….DTB

  • Reply Dori 8 abril, 2014 at 15:41

    Tanto tiempo Descartes nos convenció con lo de Pienso luego existo, separación cuerpo mente. Y muchos ejecutivos ya sabemos lo que la ciencia tb ha demostrado, la visión holista de la persona, fue un paso importante, aunque insuficiente, falta el sentido de la TRASCENDENCIA que la persona necesita, y ahí yo creo es donde está el alma. Gracias por compartir tu experiencia y verdad.

  • Reply Cristina Parra 5 mayo, 2015 at 10:24

    Una verdadera suerte haber compartido contigo unos años esa trayectoria profesional… Y una envidia sana de todo lo que has vivido y aprendido después!!!
    Sigue así, trabajando el camino profesional en paralelo a tu felicidad

    • Reply elblogdeloseventos 12 mayo, 2015 at 21:34

      Gracias Cristina, lo mismo digo, que buenos momentos y cuento aprendimos. Un abrazo enorme!!

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: