¿Liderazgo?: ¡Prefiero el paraíso!

Se habla mucho de liderazgo, una palabra que no gusta a muchísimas personas y que enamora a otras.

Las empresas buscan líderes dentro o fuera de sus organizaciones, líderes que sean capaces de empujar al resto a alcanzar los objetivos establecidos.

.

Llevo mucho años viendo como cuando alcanzamos un cargo, dirección, responsabilidad, presidencia… ya sea político, empresarial, de asociaciones, de comunidades, deportivos, de movimientos, sindicalistas o religiosos… ¿qué sucede para que estos líderes “cambiemos” de una manera tan radical cuando accedemos al poder buscado y a veces tan deseado?

¿Qué es ser lider?

Me gusta mucho esta definición de liderazgo: “Comienzo con la premisa que la función del líder es producir más líderes, no más seguidores”. (Ralph Nader)

El liderazgo es la consecuencia natural de unos dones personales que se ponen al servicio de quienes tienes a tu lado.

¿Qué sucede con el poder, que en muchas ocasiones hace tanto daño al que lo ostenta?

 

Diría que el poder puede llegar a ser una enfermedad que va inflando tu mente y tu corazón de ti mismo, sin dejar espacio para nada más que no seas solo tú; donde los demás no tienen nada que hacer, ni que decir.

¿Se puede ser líder?

¡Claro que si!, la historia está llena de grandes y buenos líderes. Muchos de ellos son líderes anónimos, que han dado su vida en pos de los demás, nunca pensando en adquirir más poder, sabiendo que este poder ni se busca, ni se desea, viene dado de una manera natural por los demás.

La historia también esta llena de líderes nefastos que hicieron un gran daño a toda la humanidad, pero en este post, no voy a hacer publicidad de ninguno de ellos, ¡ya bastante se hicieron ellos mismos!

¿Es bueno el liderazgo?

El liderazgo es un don natural, que hace mucho bien a las personas que disfrutan de un buen líder y al propio líder.

Los verdaderos líderes en general, rechazaron el poder que se les quiso dar. Prefirieron estar cerca de los suyos, en vez de dejarse llevar por responsabilidades que les impidieran ejercer su verdadero liderazgo.

Ser líder es estar “junto a ti”, no “sobre ti”.

Muchas veces estos puestos les alejan de la realidad que les ha llevado a ser líderes, les impide seguir ejerciendo su liderazgo natural.

¿Poder o liderazgo?

Diría que solo hay dos clases de liderazgo, como solo hay dos clases de poderes: El “poder” entregarte en tu propio beneficio o el “poder” entregarte en el beneficio de los demás.

Estos días en cartelera tenemos una película, Preferiero el Paraiso, donde mucho mejor que en este post, podéis ver todo aquello de lo cual os he intentado hablar.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Eva 3 abril, 2012 at 10:22

    ¡Excelente! Me ha emocionado. Gracias Antonio. Que siempre prefiramos El Paraíso!

    • Reply Antonio Mateo Santana 4 abril, 2012 at 22:22

      Gracias Eva, el paraíso, esta en nuestras decisiones, pero como dices, aunque muchas veces las mismas no nos lleven a el, al menos que siempre sea lo que prefiramos.

  • Reply Germán Gijón del Valle 3 abril, 2012 at 10:29

    Acertadísimo ejemplo (con Prefiero el Paraíso) de lo recogido en tu artículo. Efectivamente, un liderazgo no se disputa: se genera por sí mismo. Y la apreciación de tal liderazgo viene generalmente sustentada en la humildad y el compromiso, nunca en la imposición. En la película, Nerano le “arrea” un bofetón a su hijo cuando lo encuentra en el Oratorio. “No son golpes lo que Camillo merece”, se lamenta Filippo. “Soy su padre, y yo diré qué es lo que merece”. Profunda antítesis de liderazgo que dista mucho de la acepción impositiva del “poder”. Y al mismo tiempo, silencioso ejemplo por parte de Filippo de lo que es un liderazgo integrador y participativo.
    Un saludo, Antonio.

    • Reply Antonio Mateo Santana 4 abril, 2012 at 22:19

      Mil gracias Germán por tu comentario, que complementa en mucho a todo lo dicho.

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: